Santa Gertrudis, en el corazón de Ibiza

¿Te imaginas pasar unas vacaciones tranquilas en Ibiza, entre campos y árboles frutales? Disfrutar de la tranquilidad en Ibiza, en pleno verano, ¡es posible!

La pequeña localidad de Santa Gertrudis, ubicada en el interior de la isla, se convierte en un remanso de paz y calma, perfecto para ti si quieres escapar de las grandes aglomeraciones de la costa.

Sus paisajes agrícolas y su vida diaria, a otro ritmo, merecen la pena. ¡Te damos la bienvenida!

Santa Gertrudis, un pueblo de interior

Santa Gertrudis es un pueblecito pequeño de interior, ubicado en la zona centro de Ibiza, que, en los últimos años, se ha convertido en lugar de parada obligatoria para todos aquellos que visitan Ibiza.

El pueblo ha ido creciendo en torno a una iglesia encalada, que data del siglo XVIII, y que se encuentra situada en su plaza principal, junto a múltiples cafés, restaurantes y tiendas.

Santa Gertrudis se encuentra rodeado por un paisaje agrícola, con huertos y campos de árboles frutales, y donde no es extraño contemplar, de cerca, ovejas y cabras y también las únicas vacas lecheras que encontrarás en la isla.

Hoy en día, este pequeño pueblo con casitas blancas y frecuentado por artistas cuenta con un ambiente multicultural, fresco y alegre durante todo el año.

Qué hacer en Santa Gertrudis

Santa Gertrudis ofrece un estilo de vida diferente y bohemio, por el que se han visto atraídos múltiples artistas, artesanos, músicos o escultores, estableciéndose aquí a lo largo de muchos años.

Santa Gertrudis es un buen lugar para disfrutar de la tranquilidad. La localidad se ha convertido en un reconocido centro gastronómico, en el que podrás degustar platos de pasta, bocadillos, tapas y opciones vegetarianas, entre muchos otros. A pesar de ser un pueblo pequeño, en la plaza principal del pueblo, tienes muchas opciones de bares y restaurantes entre los que escoger. Son perfectos para disfrutar de una cena tranquila, sin ruidos y sin voces, mientras los niños corretean por las calles peatonales de los alrededores.

No puedes dejar de visitar el Bar Costa, el local más tradicional, famoso por sus bocadillos de jamón serrano y donde muchos de los artistas exponen sus obras.

Durante la tarde y, especialmente, durante la noche, las calles de la localidad se llenan de ambiente. Es el momento de recorrer las pequeñas boutiques y tiendas de artesanía, y de dar un paseo nocturno por sus calles.

La iglesia de Santa Gertrudis

La localidad de Santa Gertrudis ha ido creciendo alrededor de su iglesia, especialmente a partir de los años noventa. Antiguamente, era una población agrícola, rodeada de tierras de cultivo. Poco a poco, se han ido construyendo diversos bloques de viviendas que han incrementado, considerablemente, la población del municipio.

La iglesia fue construida en el siglo XVIII y destaca por sus franjas grises y amarillas sobre el encalado de color blanco. La plaza en la que se encuentra se ha convertido en un paseo completamente peatonal.

Junto a la iglesia se encuentra el cementerio, y entre ambos destaca una escultura de bronce, que representa el primer obispo de Ibiza, obra de un conocido artista ibicenco.

Aunque parezca que hay poco que hacer en esta villa, su visita merece la pena, por su ambiente bohemio, por su tranquilidad o, quizás, por su magnífico entorno. Prepárate para descubrir la verdadera esencia de la Ibiza más rural.

You might also enjoy